El alcalde de Tomares, José Luis Sanz, y el presidente de Gyocivil, Fernando Sánchez Jiménez, han firmado este miércoles el contrato administrativo que va a permitir que en los próximos días se inicien las obras de rehabilitación integral del antiguo colegio Tomás Ybarra, su edificio anexo, los antiguos patios del centro y sus calles aledañas, para convertirlo en el gran centro multifuncional y polivalente del municipio.

El proyecto, que va a ser realizado por Gyocivil, la empresa adjudicataria que ha ganado el concurso, cuenta con una inversión cien por cien municipal de 2,3 millones de euros, contempla la rehabilitación y conservación de este histórico edificio, y la creación de un nuevo espacio peatonal en el corazón del municipio, gracias a reconversión de los antiguos patios del colegio una gran plaza pública sombreada con un palmeral y que se integrará a las colles colindantes con la reurbanización del entorno.

«La rehabilitación del antiguo colegio Tomás Ybarra es uno de los proyectos más importantes que hemos realizado desde el Ayuntamiento en estos 14 años, ya que va a permitir recuperar un edificio histórico muy querido por todos, ya que en él han estudiado muchas generaciones de tomareños, y dotar a Tomares de un nuevo espacio multifuncional y zonas peatonales para el disfrute de todos los vecinos», ha explicado el alcalde de Tomares, José Luis Sanz.

El proyecto reúne dos requisitos muy importantes, uno, que cuenta con nuevos espacios tanto abiertos como cerrados para usos múltiples, y dos, que conserva la imagen de un edificio muy representativo y que forma parte del imaginario colectivo de todos los tomareños.

Dos edificios y un gran espacio abierto

La rehabilitación del antiguo colegio Tomás Ybarra, que tiene un plazo de ejecución previsto de un año y medio, va a suponer la recuperación de los dos edificios, el central del colegio, de dos plantas y que tiene una superficie construida de 1.855,33 m2, y el cubo, de tres plantas, de 562,74 m2., así como del espacio abierto que al sumar las nuevas plazas públicas y calles adyacentes tendrá 4.000 m2.

Con este proyecto se mejora la accesibilidad de toda la zona y los edificios se van a rehabilitar implementando las medidas de ahorro y eficiencia energética. Los espacios públicos van a estar abundantemente ajardinados y arbolados, destacando la plantación de un palmeral en una de las plazas de nueva creación.

La reurbanización del entorno así como la recuperación de los espacios libres permite reordenar los aparcamientos de la zona incrementando el número de plazas y asegurando la demandad previsible que se producirá con las nuevas actividades.